Cuautla, Mor.- Como es casi normal en los diferentes 36 municipios del Estado de Morelos, existen individuos y grupúsculos que dominan la escena social y política, económica y hasta cultural de sus pueblos, que como buenos conservadores se erigen como defensores de lo instituido y claro su lucha y esfuerzo es porque nada cambie demasiado, todo se mantenga igual, incluso deteniendo o de plano, en contra del progreso de los mismos municipios y sus comunidades. Se manejan cuotas de poder y si me ayudas, te sumo a mi equipo y eso pues es serás un sinónimo de corrupción, que deberá terminarse hoy cuando ya están las elecciones a la vuelta de la esquina en este mes de junio de 2021.
Por ejemplo en el nuevo municipio indígena de Hueyapan, unas familias detentan el poder político que en este momento son los Soberanes y los Montes, expresidentes municipales y además con una boyante industria exportadora de vegetales la segunda, ellos que ya se pelean por el aún inexistente ayuntamiento, saben que en estas elecciones surgirá el primero en su historia y no quieren perder el poder desde el mismo principio.
Por su parte en Tetela del Volcán donde los usos y costumbres dominaban y dominan, y de los cuales hacían su poder las principales familias del centro de la comunidad que muy pegados al poder religioso, católico principalmente, luego vinieron los de la Luz del Mundo, ellos sojuzgaban al pueblo entero incluyendo Hueyapan, San Juan Tlalmimilulpan y Xochicalco hasta que llegó a presidente de Tetela Javier Montes Rosales, quien se brincó las trancas de los usos y costumbres y ganó al candidato de la oligarquía tetelense, la cual puso el grito en el cielo, pues tal cosa nunca se había dado y constituía dijeron un sacrilegio social.
En fin que las influencias sociales de políticos y empresarios es y fue algo normal en todo Morelos, y esto viene a colación porque ahora en el municipio de Tlayacapan que hoy dirige la presidenta morenista María del Carmen Pochotitla Tlalzicapa se puso de nuevo la discusión de que los fraccionamientos y unidades habitacionales no quieren pagar sus impuestos prediales, alegando que es caro e injusto. Pero es que los dueños de predios en fraccionamientos y unidades, nunca han pagado sus respectivos prediales y hoy que se le exige como resultado de que la corrupción debe combatirse a fondo desde arriba para abajo como se barren las escaleras, ello no lo pueden creer y gritan como plañideras y, es que llevan años de no pagar, pues siempre le dieron migajas al pueblo por medio del candidato en turno y lo mismo le daban materiales de construcción, láminas de cartón o despensas para que repartiera entre los votantes, al fin cuando llegara no les iba a hacer bueno el cobro de sus impuestos y así con el próximo y el siguiente hasta hoy que llegó la alcaldesa Carmen Pochotitla, hija de Elpidio Pochotitla, quien ya fue presidente municipal y sucedió en el cargo al profesor Primo Vidal, y les quiere hacer el cobro. Hoy protestan y se les hace caro, pero es que hace treinta o cuarenta años que no pagan y eso acumuló cuotas e intereses y pues ni modo, a pagar y ya, que las obras y servicios cuestan en todos los ayuntamientos. Este análisis continuará…