Siempre que hay problemas, dificultades y contratiempos, son periodos de enseñanza y de aprendizaje y, la semana que acaba de terminar fue una semana de mucha tensión pero, de mucha toma de conciencia para los mexicanos todos.

Por un lado la amenaza de Donald Trump, de imponerle aranceles a nuestros productos que pasaran al extranjero vecino del norte, que era inicialmente de un cinco por ciento, fue una amenaza que perjudicaba a todos, sin embargo nos enseñó que nosotros, por nuestra cultura, como lo dice el presidente Andrés Manuel López Obrador, fuimos capaces de unirnos y de mostrarnos al lado de una reacción calmada, ecuánime que no confiada, y tranquila de AMLO.

Sin embargo hubo aquellos mexicanos que apostaron porque se le contestara al presidente güero al tu por tú, con todo lo que una insensata respuesta conlleva. Hubo quienes dieron a nuestro país y al mismísimo presidente por muerto, y claro hubo los que no supieron ni siquiera que existió un peligro o una amenaza y esos son los más peligrosos, porque al final cuando truenan las cosas no saben ni para donde correr.

Finalmente se conjuraron las amenazas de aplicación de aranceles a los productos mexicanos que se exportan a ese norteño país, pero nos hizo ver que seguimos siendo un pueblo muy débil, que el poderoso del norte no sólo nos tiene en sus manos y nosotros ni en cuenta, que los anteriores gobiernos fueron entreguistas y muy agachones y absolutos ignorantes vendepatrias…etc. y que urge que los mexicanos todos nos pongamos a trabajar y salir, pero todos juntos no unos cuantos.

Edición 879 3a Semana de Junio 2019.