Las enojosas y molestas además de improductivas riñas de los diputados al interior del congreso del Estado de Morelos del poder Legislativo con el Ejecutivo encabezado por el gobernador que llegó para no gobernar, Cuauhtémoc Blanco Bravo, y de las que se ven al interior de MORENA en Morelos, definitivamente están acabando con la poca fé y confianza del pueblo morelense quien, si antes ya no votaba PRI, PAN, PRD, ahora ya no votará ni siquiera por esa caterva de ignorantes y miserables que aunque son el partido en el poder a un año y fracción, demostraron que gobernar y legislar a todos nos apetece, sobretodo cuando hay por repartir esas generosas cantidades de cientos de millones de pesos que, hoy en el 2019, fueron más con 20 diputados que antes con 30, ni modo vos de no tener sangre en la cara dura.

…pero que no a todos se nos da ni se nos dará.

Por todo ello, bueno es decir que la gente de Morelos, ya lleva tres décadas que no da con un gobernador que vea por este pueblo, que lo impulse y que si encuentra en estado deplorables circunstancias, es porque simple y llanamente este pueblo no está preparado para tener algo mejor y pues ni modo a seguir “tragando tierra”, porque para aspirar a algo diferente, se debe actuar, ser y pensar diferente.

Edic. 895 3a semana de octubre 2019.