Las problemáticas son la sal de la vida y en política prueban a los gobernantes, los talentosos triunfan, otros son vómito de la historia.
En el país, a nivel nacional el presidente Andrés Manuel López Obrador tiene un cúmulo tal de problemáticas que, sumados pueden volver loco a cualquiera, sin embargo AMLO es alguien que se preparó para ello durante décadas y todos los días está dandole a la chamba, desde muy temprano en reuniones con su gabinete de seguridad, y reuniones con todos, luego de la ya tradicional “conferencia mañanera”, es decir que no le afloja y ya lleva once meses así, poniéndole el ejemplo a todos los gobernadores y presidentes municipales incluso aconsejándoles que se levanten temprano para poder dar lo mejor en favor del pueblo a quienes se deben, claro que los gobernantes, casi todos, se hicieron los sordos.
En Morelos ni modo, hemos llevado ya sexenios de frustración y enojo sin fin, con Sergio Estrada Cajigal Ramírez, un gobernador estúpidamente frívolo con tintes de “junior jodido” que llenó alforjas y ya, luego vino el de la mirada, el doctor Marco Antonio Adame Castillo que quiso pero absorbido por la mugre corrupción, al final para cubrirse, apoyó con todo la llegada del nefasto y delincuentemente corrupto-pequeñoburgues Graco Ramírez Garrido Abreu, quien endeudó al estado a lo máximo, se llevó todo pero astuto como solo él, no dejó ni pistas y dejó hoy a Morelos, su noble pueblo, su gente trabajadora y alegre, hundido que, ya no sabe que hacer con un gobernador “fantasma”, un exfutbolista que se le dio la oportunidad de aprender a ser gobernador, pues ni le entra ni renuncia y la verdad es que en futbol cuando entras con la pierna floja es posible que te la quiebren y aquí en política es posible que como dijera Porfirio Muñoz Ledo alguna vez, “espacio que no usas te lo ocupan”. Y pues podría ser la primera víctima de la “Revocación de Mandato”.