En aras de supuesta democracia y de libertad de participación quizá, se engendraron una cantidad impensable de partidos políticos, tanto en el estado de Morelos como a nivel nacional y que encabezados por gente que no está probado que sea ferviente creyente y apasionada del servicio público, la mayoría de la gente que platicó con Expreso, el semanario líder en Morelos, opinó que “sólo es una vulgar ambición del poder por el poder”.
Puede ser que estos ahora dueños de un partido político, sean ya creyentes de que se trata de servir al pueblo y no de venir a servirse y en contra del pueblo, pues desde siempre la política se ensució por esa ansia de poder y acumular dinero para un grupo o ciertas personas de una familia, así se ha manejado hasta ahora cualquier partido, de los ya existentes incluso los grandes, de los pequeños ya sabemos que son negocios familiares como el PT, el MC, en Morelos el PRD y Encuentro Social.
Hoy pues veremos una larga y confusa lista de partidos y candidatos, que esperemos que no, pero casi siempre han resultado un fiasco, pues son gente que nada más piensa en su poder y su protagónico quehacer, olvidando por completo que es toda una ciencia esto de la política, es todo un arte esto de andar entre los más corruptos y no mancharse y además es una hermosa tarea que más de cuatro convirtieron en verdaderos cochineros gracias a sus marranos pensamientos.
Pero en fin, como se dice en el póker, pagaremos por ver pues, es a los ciudadanos que les costará mucho de sus dineros la manutención de tanto político y política holgazán y advenedizo que quiere seguir pegado a la ubre presupuestal los “suspirantes presupuestivivoros”, por medio de un partido político que muchas veces sin pies ni cabeza, ni filosofía del bienestar social, con malas mañas, pero pues ya se verá.