Cuando se cayeron las torres gemelas un 11 de septiembre del año 2001, los Estados Unidos de Norteamérica en ese tiempo gobernados por George W. Bush, inmediatamente declararon su lucha contra el terrorismo y hasta le pusieron nombre y apellido y así se nos dio a saber y nos manipularon la nota y dijeron que, el terrorismo de ese momento y de esos terroristas actos, era nada más ni nada menos que el fundamentalista Osama Bind Laden.
Un Osama que, anteriormente habría sido socio petrolero del mismo George W. Bush y de su padre del mismo nombre.
Ahora estos y otros intereses norteamericanos y varios de México, identificados actualmente como “conservadores”, por el mismo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quieren e insisten en que a los cárteles de la droga de México, se les debe calificar como “terroristas” y pueda llegar la ayuda de los EUA a México, en armamentos y fuerza militar y estos carteles puedan ser “borrados de la faz de la tierra”. ¿Será?.
Lo curioso del caso es que estos cárteles llevan bastantes décadas no sólo en México, pero en nuestro país operaron todo el siglo 20 y esta veintena del XXI y nunca se dijo nada de que fueran terroristas o que fueran calificados así, aunque siempre hayan ganado terreno “calentando plazas”, sembrando miedo y terror, sólo hasta ahora, que llegó un gobierno que no le conviene a las mafias, se pretende calificarlos de “terroristas” y son varias las voces “expertas” que piden intervención “gringa”.