Cuautla, Mor.-Pese a toda una serie de calamidades políticas y desde la naturaleza misma, surgidas en contra del gobernador Graco Ramírez Garrido Abreu y de sus subordinados, por su desmedida ambición de poder económico, social y político, manifestado desde el comienzo de su mandato con el enorme endeudamiento que elevó la deuda a más de cinco mil millones de pesos y el coptar a los otros poderes, el legislativo y el judicial, anulando con ello la división sana de los mismos, característica natural de un estado federado y de derecho.

Desde el famoso Socavón del paso Express en la autopista del Sol, donde incluso el mandatario estatal con tal de no aceptar culpabilidad alguna increpó al mismo presidente de la república Enrique Peña Nieto, quien de primera mano supo de lo grosero, atrevido y mefistofélico que es nuestro gobernador y sus acciones ya sufridas sin descanso por el ya por cinco años secuestrado pueblo de Morelos.
Luego de que el gobernador de Morelos logró juntar algunas piezas sueltas y conformar y registrar ante el INE el Frente Amplio Democrático con el PRD desmantelado, el PAN totalmente dividido y al parecer irreconciliable y un Movimiento Ciudadano a modo pero sin mayor cosa. El centro se molestó y al parecer Peña Nieto por conducto de Miguel Angel Osorio Chong, secretario de gobernación y a raíz del terremoto del pasado 19 de septiembre, le orquestaron al gobernador Graco una “campaña negra”, como la que él le armó en su momento al exgobernador expulsado Jorge Carrillo Olea, y tanto en redes sociales como en varios medios de comunicación nacionales, como El Financiero, La Jornada y el Universal, se acusó al gobernador, a la esposa de este, Elena Cepeda de León y al hijastro Rodrígo Gayosso Cepeda de retener en su beneficio, la ayuda que estaba llegando de todas partes en despensas para los damnificados y al grado de que la presidenta del DIF Estatal tuvo que anunciar su “salida-retiro” de las redes sociales, pues se quejó de un linchamiento insólito como “nunca antes una mujer lo habría sufrido”, publicó en Twitter.

El hecho de que urgía la reconstrucción de 20 mil inmuebles perdidos y dañados en el estado, no fue obstáculo para que el gobernador siguiera siendo acusado de ratero y sinvergüenza en los diferentes municipios dañados por el sismo, pues lo mismo lo gritonearon en Jojutla, Zacatepec, Tepalcingo, en Cuautla y delante del presidente de la república en Tlayacapan y hasta delante del secretario Osorio Chong, en otros municipios.

Genio y figura hasta la sepultura… “Unidos por Morelos”.
Todo ello no obstó para que el gobernador no siguiera con sus acciones sospechosas de enriquecerse, pues luego de ser acusado de querer utilizar el apoyo de la gente para las despensas del próximo proceso electoral del 2018 que ya inició, el nombramiento del fiscal anticorrupción en la persona del licenciado Juan Salazar Núñez le fue muy cuestionado por que se trataba de un “pobre abogado”, sin más mérito que ser nieto de un constitucionalista y sobrino de un “tigre” del derecho, y ser del PRD e incondicional de Graco.
Luego el gobernador Graco Ramírez fue también vapuleado con “todo”, cuando para la reconstrucción de los daños ocasionados por el terremoto nombró a dos personajes que levantaron ámpula entre la sociedad y los analistas políticos por su trayectoria de fechorías, pues a Francisco Velázquez Adán, se dice lo corrieron por “ladrón”, desde un municipio cerca de Iguala en donde fungió como regidor. Y a Sergio Beltrán Toto, como el encargado de encarecer todo tipo de obra pública lo que más se pudo, para que se atiborrara de millones de pesos la bolsa del gobernador y su familia.

Finalmente el socavón, las inundaciones de los huracanes y el terremoto que nunca antes se había dado en Morelos, ahora se dio, y naturalmente la gente especula y en entrevistas habla de que puede ser ya el apocalipsis, que Morelos entre otros pudo ser castigado por tanta enfermedad, pues se tienen lugares primeros en SIDA, drogadicción, delincuencia, alcoholismo, gente perezosa y despreocupada de los demás, homosexualidad y lesbianismo, secuestro, corrupción y sobre todo un gobierno totalmente ajeno a la desgracia del pueblo, aunque al parecer ahora el pueblo está por tomar desquite, detestando lo que huela a PRD.

Edición 806 1a Semana de Octubre 2017.

Facebook Comments