“Comparar el gobierno de Graco con el de Cuauhtémoc y decir que estábamos mejor con el sátrapa es una insensatez que se dice, a veces, desde el dolor que les causó a algunos el hecho de no haber ganado la elección. Unidad es lo que requiere Morelos en esta etapa de dolor, demos oportunidad al diálogo y al entendimiento para recuperar la paz que nos robaron”.
Esas fueron las palabras-reflexión del ahora comisionado Anticorrupción del gobierno de Cuauhtémoc Blanco Bravo, el exdirigente de la Coordinadora Morelense de Movimientos Ciudadanos, Gerardo Becerra Chávez de Hita, hace cosa de más de un año y medio.
Pero también hace más de un año, el coordinador Jurídico del Estado Samuel Sotelo Salgado, fue tajante al señalar que las 60 demandas de hechos interpuestas por el gobierno actual de Morelos no prosperarían jamás porque estaban en el cargo de la Fiscalía General del Estado Uriel Carmona Gándara y en la Fiscalía Anticorrupción, Juan Salazar Núñez, quienes fueron impuestos por el gobernador Graco Ramírez Garrido Abreu y de quien acaba de decir el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo…”todavía los controla”.
Pero si eso ya se sabía, ¿porqué no se hizo algo todo este tiempo?, se tiene el poder y hay que usarlo, se tiene en el poder a una serie de diputados estatales y federales, senadores y simplemente no se accionó, y más cuando gobernador y gabinete y ellos los senadores y diputados se dicen representantes de los ciudadanos morelenses o, ¿eso fue sólo una vil mentira?, una mentira vil para atraer votos de incautos y engañados morelenses que confiaron en que con ellos en los puestos de decisión, los dueños de esta tierra llamada Morelos, tendrían justicia, lo que fue un asqueroso engaño a menos que en lo que resta de este año se tenga algo y que como se prometió a grito abierto por los senadores Lucía Meza Guzmán, Ángel García Yáñez y Radamés Salazar Solorio… Graco y sus secuaces irían a prisión, acuérdense que juraron cumplir y hacer cumplir la constitución y las leyes que de ella emanen o ¿sólo fue por llenar el requisito?… Promesas vacías de lealtad.