Cuautla, Mor.-Denunciaron empleados del balneario Agua Hedionda que han sido sometidos a un acoso laboral, entrevistados por Expreso de Morelos, lamentaron que Marcelino Espinoza, el actual administrador les haya quitado el premio de puntualidad que recibían desde hace más de 10 años, cada 6 meses; “nos daban a los trabajadores mil 200 pesos en efectivo o vales, y ahora ya no existe el apoyo”, dijeron. “Antes nos daban uniformes, 2 playeras, 2 pantalones y un par de botas e impermeable, ahora no se le ha dado a los 31 sindicalizados, entre los que hay ayudantes generales, jardineros, plomero electricista entre otros, además el administrador quería que se quedaran a doblar turno, pero no pagaba las horas extras”, declararon los empleados. Asimismo, para el mantenimiento del balneario mencionaron que no cuentan con escobas de vara, pide que se reutilicen las bolsas de basura, y que los botes de basura están picados.  Expusieron que a partir del sismo delo 19S,  ciudadanos donaron cemento para reparar las bardas fracturadas, pero que no ha arreglado ni una fisura de jardineras y en la barda trasera del balneario, por el lado del puente ya está a punto de colapsar, y por dentro está sostenida por polines.

“Algo tan increíble, fue que mandaba a hacer las tapas de los depósitos de agua de los baños con cartón, sólo para decir ´que estaban en buenas condiciones los sanitarios y vestidores´, eso es una burla”, declararon.

Abundaron, “en las albercas no quiso poner azulejos, y por no gastar, aplicábamos cemento blanco o gris en lugar de azulejo. Un día echó cemento gris y ensució la alberca. Si no se lava la alberca se ponía verde en 2 días por el agua sulfurosa. No compraba cloro, ‘ahorita no me pidan’, decía. Cuando se ponía verde compraba poco para la alberca principal, los trabajadores lavaban y tallaban sin insumos necesarios”, narraron.

Entre los beneficios que existían para los usuarios, dijeron que “a los 2 meses que llegó quiso subir la tarifa a 120 pesos, pero los usuarios se lo impidieron. Con los militares que se les dotaba agua, y se les daba acceso a sus hijos, a cursos de natación. Ellos nos daban apoyo en mano de obra y mejoraba la vigilancia, de ahí quiso cobrarles 20 pesos a sus hijos diariamente por clase. A los adultos mayores se les hacía una credencial para que entraran gratis a partir de los 60 años. Les quitó la credencial y ahora pagan 20 pesos. El programa Charalitos con más de 15 años, con 150 a 200 niños que era cada 3 meses, lo quitó. Daban clases sin costo a los mejores promedios de escuelas de Cuautla, y ahora ya no”, expresaron.

 

En el tema de recolección de basura, señalaron que “no pagaba el traslado del camión de la basura de 600 pesos por camión, llegó a estar la basura hasta un mes en el balneario. Hasta 2 camiones en temporada alta se pagaban por día, pero quería todo gratis (Marcelino). Para los 15 niños que iban a competencia y representaban al balneario en competencias nacionales, el balneario apoyaba con transporte y retiró el apoyo. Había el programa “Delfines” para mujeres que acudían a clases de 15 a 20 personas por cada uno de los 4 grupos que había cada 3 meses, ahora nada queda. Quiso inculpar a Juan Carlos Pascual Abad por la tala de árboles afuera del balneario, siendo que él mandó a cortar los árboles de Agua Hedionda. A los policías de tránsito y municipales se les apoyaba con la entrada de las familias y sus elementos, de hasta 5 personas por elemento. Se acabó todo con él. Subió las tarifas de los 6 locales en renta, casi al 100%. El que vendía pollo debía de pagar hasta 5 mil pesos mensuales, por ejemplo. No quería contratar ni pagar horas extras de salvavidas, ponía a los sindicalizados aún sabiendo que ellos no sabían nadar. Hay 4 vehículos que están desvielados por falta de mantenimiento, así cómo un camión de basura sin utilizar”, concluyeron los trabajadores.