Cuautla, Mor.- A quince días de que llegó el nuevo gobierno del estado encabezado por Cuauhtémoc Blanco Bravo, y cuando apenas se van sentando y empezando a reconocer lo que recibieron y lo que con ello se puede hacer para gobernar, la gente en la calle como siempre sucede en este tipo de cambios drásticos, se desespera y hasta pide extremas pruebas tal como lo prometió, incluso la “muerte”, de que los nuevos gobernantes llegaron para hacer algo en contra de los que se fueron y de los cuales se dicen “burlados” y robados de manera vil e impune.

En el gabinete del hoy gobernador “Cuauh”, al tiempo de que anunciaron que solicitaría mil millones de pesos para sufragar el problema de la UAEM, se dejaron caer con la noticia de que eran “espiados”, lo que mucha gente les creyó, sin embargo hubo escépticos que dijeron que son sólo distractores. También en el Congreso del Estado donde a mes y medio de haber llegado los diputados de la LIV (54) legislatura, y que la gente no ha visto nada claro en contra de sus antecesores “ladrones”, su presidente “Ponchito” Alfonso Sotelo Martínez, se dijo amenazado de muerte y que por lo tanto pediría protección para él y su familia, lo que igual mucha gente le creyó, pero los que nada se tragan a la primera, dicen que es sólo una forma de no querer entrarle al tema que prometieron que se iría con todo en contra de sus “abusivos” antecesores, incluso dicen son igual.

Entrevistado el diputado Alfonso de Jesús Sotelo Martínez, presidente de la Mesa Directiva del Congreso del estado, señaló que de encontrarse los elementos probatorios con respecto a irregularidades financieras que dejó la pasada legislatura, será de manera concensada que las y los diputados coordinadores de todas los grupos y fracciones parlamentarias representadas en esta LIV legislatura, quienes determinen las acciones que llevarán a cabo, y de ser necesario acudirán a la Fiscalía General del Estado a presentar las denuncias correspondientes y enfatizó que no existe opacidad en el tema y tampoco están encubriendo nada, por lo que el proceso y desarrollo del caso se dará a conocer a la opinión pública. “No somos tapadera de nadie” dijo, tras subrayar que “mucho más allá de una responsabilidad jurídica y material, hay un compromiso moral con Morelos”, pero el tiempo sólo les dará la razón.

Por último, Sotelo Martínez informó que recibió “amedrantamientos” por lo que de ser necesario acudirá a las instancias correspondientes para salvaguardar su integridad física, su vida y la de su familia.

Edición 852 Tercera Semana de Octubre 2018.