Cuautla, Mor.- Al tiempo de que se desbordó la delincuencia en Cuautla, donde se efectuaron dos robos en un día, el primero a un Centro Joyero de la Plaza y Fuerte de Galeana y el segundo a la sucursal de Coopel en la avenida Reforma, se siguió el acendrado broncón entre el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo y una veintena de los 33 alcaldes que existen actualmente en Morelos.
“No se si reir o llorar, porque enojarme no lo haré”, dijo el presidente municipal de Yautepec Agustín Alonso Gutiérrez, tras de que vió un cartón cómico aparecido en un diario de la capital donde, aparecen la imagen del gobernador que dice “me recibes y te vas”, al momento de que el gobernante estatal visitó el mercado Centenario de Yautepec, localidad que gobierna Alonso Gutiérrez, quien llegó a recibir al mandatario estatal pero dijo “no fui invitado por el gobernador”.
Un día antes en el balneario El Almeal, en Cuautla, en donde el gobernador y el secretario operativo de CEAGUA, el ingeniero Moises Agosto Ulloa, entregaron 219 millones de pesos de recurso para la obra hidráulica a 18 municipios de la región oriente y donde se vió marcada disminución de presupuesto a los municipios de Ocuituco y Tetela del Volcán. El propio presidente de Cuautla Jesús Corona Damián, fue claro al pedir un mayor diálogo del gobernador con los casi 20 alcaldes que así lo reclaman.
Claro que los dos robos dados en grandes negocios a los dos días siguientes de esto, nadie los quiere relacionar con una actitud negativa o vengativa del señor gobernador, pero llamó la atención que fue el mismo Jesús Corona alcalde de Cuautla, quien en un comunicado saliera a decir que “No permitiremos que delincuentes de otras ciudades del país vengan a robarnos la paz y la tranquilidad a la que todos los cuautlenses tenemos derecho, reconozco el valor, el carácter y la firmeza con que actuaron nuestros valerosos elementos de Seguridad Pública Municipal.
Es de resaltar que todo esto sucedió precisamente a una semana de que, por el asesinato de Juan Jaramillo Frikas a manos de un comando, lo que ocasionó que algunos sectores de la sociedad morelense, demandaron la renuncia masiva de todo el gabinete de Seguridad Pública.
Finalmente se dijo que sí se es gobernador de Morelos, se es para todos los alcaldes y no sólo para unos cuantos, como señalaron analistas, tras de que se les cuestionó en torno a lo dicho por los alcaldes de Cuautla y Yautepec y el proceder de un gobernador que tiene “preferidos y marginados” y que sigue teniendo entre los principales funcionarios de su gobierno a “puros cuates que no son morelenses” y lo último, aseguran que es su cuñada, Mónica Boggio Tomasaz Merino, titular de la Secretaría de Hacienda estatal, y quien acudió al Instituto de la Mujer para el Estado de Morelos (IMM), a solicitar apoyo y acompañamiento jurídico para iniciar una denuncia por violencia política de género, de la que fue objeto por parte del diputado local José Casas González.