Dicen en el pueblo que “donde las dan, las toman”, esto viene a colación por el polvaderón que levantó en redes sociales principalmente en Twitter, el subsecretario de gobernación el licenciado Ricardo Peralta Saucedo quien escribió en su artículo que publica en Excelsior un título que dijo quiso ser “atractivo” y parece que lo consiguió al escribir “A chillidos de marrano, oídos de chicharronero”, quienes lo leyeron y se escandalizaron principalmente los malquerientes de la Cuarta Transformación encabezada por el Gobierno de México del presidente Andrés Manuel López Obrador, lo “mezclaron” como sólo los conservadores saben hacerlo y protestaron, porque lo habría escrito en el ámbito de la marcha de los Sicilia y los Lebaron que no fueron recibidos por el primer mandatario como era su intención y que despotricaron en reclamos y calificativos y descalificativos para el actual gobierno de México.
Al aclarar tal entuerto en una entrevista con Joaquín López Dóriga el subsecretario, y salir a la palestra la super defensora de los conservadores la periodista Denise Dresser, el funcionario de gobernación simplemente dijo que el dicho es anónimo y el destinatario también y no por el hecho de decir, “la mula no era arisca sino, que a golpes la hicieron”, no es para aludirla a ella, por que el dicho es sabiduría popular y gobernar a base de dichos es hacerlo con la sapiencia y calor del pueblo.
Terminó diciendo que con respecto a lo por él dicho y escrito, a nadie alude y menos a las víctimas de la violencia en México, pero “si a alguien le vino el saco, que se lo ponga”.