Gracias a que vivimos bajo un sistema de gobierno republicano, la constitución política señala en su artículo 116 la división de poderes, que a la letra se lee: “El poder público de los estados se dividirá, para su ejercicio, en Ejecutivo, Legislativo y Judicial, y no podrán reunirse dos o más de estos poderes en una sola persona o corporación, ni depositarse el legislativo en un solo individuo”.
Pero en Morelos, desde la llegada del tabasqueño Graco y ahora con el tepiteño Cuauhtémoc, la división no existe en nuestra entidad, antes había mayor decoro y disimulo.
Prueba de ello, las comparecencias a modo que organizó el honorable Congreso del Estado, donde en una pasarela bien organizada, dieron su informe “gratis” y sin público que los califique o descalifique, secretarios y secretarias del inoperante gobierno de la “estrellita” del futbol e ídolo de las multitudes Cuauhtémoc Blanco Bravo. Violando desde luego el artículo 116 la división del poder público del estado, donde claramente se ve como un ejecutivo tiene bajo su mando a un legislativo, que por demás ignorante y acomodado, busca solo dar bandazos y aparecer en facebook en actos simulados y algunos otros, en actos anticipados de campaña. NO existe el equilibrio de poderes, alguna entidad que haga sobre peso al estado hoy devastado, que ponga orden en las instituciones con gente morelense con probidad y honorabilidad, si se pudiera con honradez y profesionalismo. Pero bueno, al menos que sean de Morelos, no que ya parece que somos la caja chica de foráneos sin escrúpulos y demasiado viles.