El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, está siendo embestido por una mega-coordinación de los más grandes intereses de los dueños del dinero, tanto a nivel nacional como internacional, donde uno de los identificados es Alán Network, de quien se dice existe una red de comunicación neoliberal que, utiliza millones de boots en redes sociales para descarrilar a los gobiernos del mundo, principalmente a los de izquierda o progresistas como es el de México y fue el de Bolivia antes.
Esa estrategia de corte neoliberal se dice está conformada de cuatro pilares o columnas una política, otra mediática, la económica y la de los intelectuales. Claro esta estrategia es a nivel mundial pero, en México existe en contra del presidente Andrés Manuel toda una gama y se puede mencionar a comunicadores como Sergio Sarmiento que es un presentador de Televisión Azteca y un destacado columnista del diario Reforma y que fue premiado por su agrupación “Camino Nuevo” por Atlas Network, que trabaja en México y el mundo por medio de ONGs. También está Joaquín López Dóriga columnista y destacado presentador de Radio Fórmula, y claro el polémico y definitivamente contrario al presidente actual, Carlos Loret de Mola que recibe financiamiento para su canal y la enorme publicidad de este en redes sociales Latinus, que es LATIN US. Existen muchos más como el propio Manuel Torres también de radio Fórmula y en redes conocido por “El Pulso de la República con Chumel Torres” y el ahora director del diario Reforma que antes fue dirigente de una ONG premiada por Alán Nortwork. Y existen otros más como Animal Político y otros de los que posteriormente daremos cuenta.
En la cuestión política, ya vimos como principalmente los gobernadores del PAN que se separaron de la CONAGO y además crearon el conflicto del agua en Chihuahua, la toma de las instalaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos por colectivos femeninos y que quisieron replicar en varios estado pero en el de México fueron expulsadas.
Del pilar económico, ya vimos como los empresarios como el mismo Ricardo Salinas Pliego que tiene intereses en Afores, negocio de la música, de la comunicación con sus televisoras TV Azteca y contenidos, sus tiendas de electrodomésticos y Banco Azteca, y donde la principal premisa a defender es, que las grandes corporaciones no deben pagar impuestos porque eso empobrece al país. Así se pueden mencionar a Guillermo de Hoyos Walther de la Coparmex, Carlos Lomelí, y una estela de empresarios que quisieran que AMLO ya se fuera.