Cuautla, Mor.- No sólo “calentaron” la plaza del Estado de Morelos, la quieren convertir en un “infierno”, esta es la conclusión a la que llegan tanto analistas de la cosa pública como gente en general entrevistada por Expreso, el semanario líder en Morelos, tras un baño de sangre que parece no terminar.

Luego de que el Comisionado para la Seguridad Pública en Morelos, el almirante José Antonio Ortiz Guarneros, calificó a la Semana Santa sin tanta violencia, “hubo solo seis muertes y dos por inmersión” y dada la reciente detención en Puebla del “Ray” (Raymundo Isidro Castro Palacios) líder en Cuautla del CJNG, de la que se ufanó el propio Ortiz Guarneros, quien presumió de haber colaborado, se dio la balacera a metros del palacio de gobierno del Estado en la capital Cuernavaca, al filo de las 10:30 de la mañana, donde un monzalbete marihuano de sólo 22 años y con una pistola Glock 9 milímetros, mató a dos personas e hirió a otras dos entre ellos un camarógrafo de prensa y, en pleno Día de las Madres, 10 de mayo, varios sujetos armados balearon y mataron a cinco personas hasta el momento, e hirieron a otras 10, todas ellas empleados del Centro Penitenciario de Reinserción Social Federal Femenil, donde están recluidas las mujeres más peligrosas del país.

Tras los sucesos cundió una psicosis de miedo, molestia y condena en los lugares públicos y en redes sociales donde se dijo por ejemplo “ese joven identificado como Maximiliano “N” merecía pudrirse en la cárcel”, que “merecía que lo mataran” y un sinfín de improperios como resultado de la mentalidad de miedo y frustración. Incluso se dijo que el empresario muerto Jesús García era “lavador de dinero” al igual que su hijo Manuel García, que murió de igual manera, baleado por un solitario, hace exactamente dos años en abril de 2017, cuando participaba en la cabalgata inaugural de la Feria de la Primavera, de la cual era su organizador, justo al lado del hoy senador Ángel García Yáñez, quien pertenece al grupo parlamentario del PRI en el senado de la república.

En este caso, el padre del otro muerto, el joven Roberto Castrejón Calderón, Roberto Castrejón señor, también líder de comerciantes del centro histórico de Cuernavaca que creció a la sombra del difunto líder obrero Fidel Velázquez, acusó de la muerte de su hijo a Bulmaro Hernández y a su hijo Ben Hur Hernández de NGS (Nuevo Grupo Sindical), de ser los responsables de la muerte de su hijo y denunció y ratificó la denuncia, porque los aludidos de NGS, en rueda de prensa salieron a decir que ellos no tenían ninguna culpa o responsabilidad y que le daban un plazo a Roberto para que retirara sus acusaciones y lo hacían responsable de cualquier daño que sufrieran ellos o su familia.

Senadora Pide Renuncia del gobernador…

Luego de que el gobernador del Estado de Morelos, Cuauhtémoc Blanco Bravo no apareció, la senadora Lucía Meza Guzmán, desde el senado de la república sentenció que el gobernador nada hacía mientras el estado se debatía entre la vida y la muerte, con una crisis severa de inseguridad nunca antes vista y “si no podía con el encargo que renunciara”.

Finalmente, Blanco Bravo apareció y declaró que no era posible luchar con tanta inseguridad y por lo tanto pedía a la Guardia Nacional, pero en los corrillos políticos esa petición fue tomada como una mera forma de “sacar el bulto” por ineficacia, dijeron.

Edición 875 3a Semana de Mayo 2019.