CDMX.- Las nuevas empresas, tienen nuevas características, lo cual puede obedecer a muchos fenómenos. Uno de ellos, y probablemente el principal, es que las personas están cambiando. De hecho, la generación Millennial, que
representa casi una cuarta parte de la población en México, según datos de Instituto Nacional de Estadística y
Geográfica (INEGI), para 2020 representará el 50% de la población trabajadora global de acuerdo al estudio
Millennials at work realizado por PwC.

Por tal motivo, las empresas más exitosas son aquellas que no pueden quedarse estáticas, y que entienden la importancia de establecer objetivos claros y brindar una constante retroalimentación para mantener a sus
trabajadores contentos para conservar su negocio.

Es por eso que los expertos del área de Recursos Humanos de Colegium, empresa líder en el desarrollo e
implementación de sistemas de gestión educativa comparten algunas claves para fortalecer a las nuevas empresas.

1.- Transparencia:
Una buena práctica laboral es alinear a las personas que están trabajando en el equipo con los objetivos
empresariales. “En otras palabras, es fundamental ser transparentes respecto a lo que esperamos de los
colaboradores, cuáles son sus funciones y metas, comunicando la información de forma orgánica, sana y
específica”, explica Sebastián Riquelme Ríos, Jefe de Recursos Humanos de Colegium.

2.- Retroalimentación:
Se ha vuelto fundamental llevar a cabo una retroalimentación horizontal y constante dentro de la empresa para
generar un alto desempeño y mantener un espacio abierto para el diálogo y así, gestionar mayor compromiso en
los colaboradores. De hecho, por esta misma causa, es que el uso de la inteligencia colectiva se convirtió en algo
necesario, en vez de establecer revisiones unilaterales de las actividades.
La inteligencia colectiva, es una de las mejores formas de aprovechar los conocimientos y aptitudes de
profesionales con diferentes formaciones, para lograr mejores productos a los logrados con sólo una persona: “La innovación no tiene que ver con un genio solitario, es un genio colectivo”, explica Linda Hill. Profesora de Harvard y coautora de “El genio colectivo”.

3.- Liderazgos Transformacionales:
El liderazgo transformacional es un concepto que se introdujo al mundo de las grandes empresas por medio de
MacGregor Burns, en 1978. Según él, los líderes y (colaboradores) trabajan de tal forma que logran “avanzar a
un nivel más alto de la moral y la motivación”. Además, dicho estilo genera cambios significativos en la vida de las personas y en su propio desarrollo.

4.-Trabajar con Sentido:
Toda empresa debe tener un objetivo general, es por eso que es importante encontrar personas que estén alineadas
con él y comunicarlo de forma oportuna, permitiendo al equipo una comprensión mayor del negocio.
“Cuando la gente se conecta con ese sentido, se genera una sensación de pertenencia, y compromiso, también
llamado engagement”, puntualiza Sebastián Riquelme.

5.-Capacitación Continua:
Otra de las visiones más compartidas en esta generación es la necesidad de capacitación continua. Sobre todo, las
empresas innovadoras, requieren actualizarse de forma constante, y, por ende, a los suyos para que estén
preparados para los desafíos por venir.
Una capacidad de aprendizaje mayor está correlacionada con una carrera profesional más exitosa: cuanta más
formación, mejor preparado se está para el empleo y también, mejor pagado. Aunado, las personas con mayor
facilidad de instruirse suelen seguir formándose, de modo que los beneficios se incrementan con el tiempo.
“Hoy, en las empresas, en especial en las de tecnología, es clave desarrollar el capital intelectual del equipo que
permitirá la adaptación constante al entorno, además de un desarrollo sostenible en el tiempo que finalmente
beneficie a los trabajadores y a la organización”, explica el psicólogo organizacional, diplomado en Gestión de
RRHH y DO en la USACH, Juan Pablo Díaz”

6.-Metodologías Ágiles de trabajo individual y en equipo:
La agilidad de los colaboradores no siempre tiene directa relación con sus capacidades, ya que hoy en día existen
algunos sistemas de trabajo para mejorar la productividad y desarrollar tareas específicas. Algunos de estos son:
Scrum, Pair Programming, Kanban, XP (Programación Extrema).

Estas y muchas otras son tendencias que aportan a las empresas a tener un desarrollo equilibrado, manteniendo
una amplia producción y logrando un mejor desarrollo de los Recursos Humanos.