Es un hecho comprobado, que en nuestro país, desde hace 45 años, tanto nuestras “tibias” como desalmadas autoridades, desde el presidente de la república para abajo y el FMI (Fondo Monetario Internacional) con sus abusivas como inmisericordes cartas de intención, apabullaron a los millones de ciudadanos que fueron la mayoría de los mexicanos, en lo social, en lo político y claro principalmente en lo económico y, aguas, porque lo van a seguir haciendo.

El FMI y el Banco Mundial que son dirigidos por los poderosos capitales financieros y económicos de este planeta, sometieron a los diferentes países de América Latina y claro a México principalmente, a destruir su potencial desarrollo, lo endeudaron a más no poder y luego para rescatarlo y que pudiéramos pagar lo que nos prestaron, endeudándonos más por cierto, tuvimos que ceder y dar cientos y hasta miles de concesiones en condiciones muy desfavorables para nosotros, al grado que ellos, los poderosos se convirtieron en los dueños de México y los millones de mexicanos en sátrapas viles y con inflaciones galopantes en sus muy miserables esclavos, consumiendo con gran esfuerzo de nuestra parte toda la basura que quisieron y al precio que ordenaron.

Hoy que va a gobernar AMLO, Andrés Manuel López Obrador, y que se quiere desandar todo ese miserable recorrido de bajezas que solo un pueblo como el mexicano aguantó sin chistar y siguió trabajando, los poderosos banqueros, empresarios e industriales, ponen el grito en el cielo, marchan y se desgarran las vestiduras y avientan ceniza al aire, bajan el índice de la bolsa de valores, deprecian el peso y no quieren entender lo que es realmente la Cuarta Transformación de AMLO, porque no les conviene, al grado de que se piensa, podrían eliminarlo.

Edición 857 Cuarta Semana de Noviembre 2018.