Cuautla, Mor.- Apenas iniciado su segundo año de mandato, el gobernador del Estado de Morelos, Cuauhtémoc Blanco Bravo, se encuentra “sitiado” por una serie de problemas que se han dejado crecer por falta de atención y al parecer seguirán creciendo por lo mismo, con lo que se observa una “ingobernabilidad total” en este de por sí muy problemático estado de Morelos, pero al parecer solo el gobernador no lo ve.
Lo que ocasionó que los líderes de los diferentes organismos empresariales y de la Iniciativa privada de la entidad, señalaran con mucho nerviosismo que se sentían muy inseguros, fue un sangriento motín en el penal de Atlacholoaya que le explotó al “Cuau” en vísperas de la festividad de “Muertos”, con un saldo, según se dijo, de siete muertos y cuatro heridos, donde se asegura perdió la vida el “Ray” (Raymundo Isidro Castro), quien era el operador primero de “Guerreros Unidos” y luego ya en el gobierno de Graco Ramírez Garrido Abreu, cuando este encarceló a la “Guajolota” Cesáreo Arias, el “Ray” fue operador en el oriente del estado del CJNG, (cartel Jalisco Nueva Generación), pero que terminó preso donde murió, cuando fue capturado en la capital poblana por la Guardia Nacional.
Luego acusado de que no atendía su puesto conferido por el pueblo de gobernador al “Cuau”, se le reprochó de dejar todo en manos primero de su jefe de la oficina de la gubernatura y después de su medio hermano, Ulises Bravo Molina, por lo que ahora se rumora que José Manuel Sanz Rivera pierde cada día más ese poderoso talante con el que iniciara este sexenio incluso, hay quienes aseguran que pronto estará fuera del gabinete, el funcionario de origen español, sin embargo hoy que se busca al gobernador, pocos saben en donde está.
Porque luego del motín en el penal de Atlacholoaya, los custodios hicieron huelga de brazos caídos y exigieron mejores salarios y condiciones de trabajo, seguro de vida y prestaciones. Además pidieron destituir a Jorge Israel Ponce de León, coordinador de reinserción social; Raúl Colín Martínez, Director Operativo del penal y de Miriam Mireles Toledo, Directora de Centros Penitenciarios. Posteriormente y con sumo hermetismo se trasladaron a 26 reos peligrosos a un reclusorio de alta seguridad, pero no se dijo a dónde.
Por si eso fuera poco el gobierno del estado se ha metido en una serie de movimientos extraños, pleitos y componendas con algunos diputados de la 54 legislatura, al grado de que la ex presidenta de la Junta de Conciliación Política, señaló que el gobernador habría “comprado” o “maiceado” a diputados, con toda intención de controlarlos ya que se empezó a cernir sobre el exfutbolista la amenaza de incoarle juicio político.
Finalmente están sin atención problemas de comunidades indígenas de Xoxocotla y Coatetelco o como Hueyapan que tiene una semana con el Congreso tomado y parece seguirá así.