Entramos al tercer mes de las administraciones públicas municipales en este estado de Morelos y algunos, incluso varios de los que están repitiendo en su municipio actúan como si el poder fuera eterno, como si el trienio nunca se fuera a acabar.
Estos ayuntamientos nuevos principalmente, de los cuales algunos no tienen ni idea de lo que se vino a hacer y la mayoría de los días en el poder, se la pasan lloriqueando y quejándose amargamente de que no les dejaron dinero, sino un buen número de adeudos y laudos por pagar, la verdad es que eso ya lo sabían. Ya sabían que los anteriores fueron unos avorazados que tomaron la administración pública municipal, como un verdadero botín, que dejaron a su pueblo en la indigencia, pero ellos, sí se llenaron las alforjas antes de emprender la huida como viles forajidos que fueron, pero sin embargo los hoy alcaldes y regidores participaron, a causa de esa maldita ambición desmedida y ridícula del poder por el poder mismo. Lejos de ellos está eso de querer a su pueblo, embusteros, si ellos mismos no se quieren?, cómo van querer a los demás?.
En fin que les queda mucho tiempo pero, no se confundan ediles mayores y menores, no es eterno el poder y cada día que pasa se acerca el fin pues, desde que rindieron protesta empezó a morir su trienio y si no lo aprovechan para amar y consentir a sus gobernados, más valiera que otro menos envidiosos y con mayor capacidad ocupara su lugar.
Así que el día de luchar es hoy, mañana puede ser tan tarde que a lo mejor ya no estemos aquí…

Edic. 867 1a Semana de marzo 2019.