Cuautla, Mor.-“No estamos completos…nos faltan 16…”. Al grito de, “el gobierno de Cuauhtémoc Blanco Bravo es represor, torturador y golpeador, un grupo de pobladores del municipio de Hueyapan hicieron una rueda de prensa donde pidieron que se le diera una personalidad para que los represente, al exayudante, expresidente municipal y exdiputado, Javier Montes Rosales.
En el nuevo municipio indígena de Hueyapan, que ha sido nota en las últimas semanas, se eligió al exayudante, expresidente y exdiputado Javier Montes Rosales como representante de uno de los grupos que bloqueó casi 10 horas las entradas del municipio de Cuautla, golpeó a otros pobladores de su mismo municipio y les destrozó sus automóviles por lo que fueron detenidos e imputados por secuestro 15 de ellos y uno más por resistencia a particulares, de acuerdo a lo dicho por el secretario de gobierno del estado, Pablo Ojeda Cárdenas.
Como se recordará, estos rijosos pobladores de Hueyapan que recibieron miles de mentadas de madre presenciales y a través de las redes, en el bloqueo que hicieron en las carreteras de acceso a la ciudad de Cuautla Morelos, y que presumiblemente se reunieron con el director de gobierno César Alarcón Cárdenas, fueron los mismos que aporrearon de manera violenta a sus conciudadanos en Cuernavaca en la colonia Maravillas en la calle de Aurora y tras un operativo se detuvieron en la caseta de Tepoztlán a 16 personas de Hueyapan, donde está el hermano del exdiputado Javier, de nombre David Montes Rosales, quien es un agroempresario exportador de vegetales verdes.
En opinión de algunos, se dijo que en Hueyapan se está dando una etapa caciquil, pues hay quienes acusan a Javier Montes Rosales de romper con sus grupos la paz de este nuevo municipio indígena.
Javier Montes Rosales como se recordará, fue ayudante municipal de su pueblo Hueyapan, luego de manera insolente rompió con el tradicional usos y costumbres del municipio de Tetela del Volcán, cuando se registró por el Partido Verde Ecologista de México, para candidato a la presidencia municipal, siendo él de Hueyapan, que era una comunidad perteneciente al municipio de Tetela y siendo que ya Tetela había elegido a su siguiente candidato y autoridad próxima.
Luego fue presidente de Tetela y cuando quiso competir para la diputación, gracias a los favores y contubernios nada claros que tuvo con el gobernador Graco Ramírez Garrido Abreu, pues empezaron obras que de nada sirvieron como el propio mercado de su comunidad que aún hoy luce semivacío y otras sin terminar como el centro de acopio de frutas y legumbres, que luce hoy semiconstruido con ya una inversión que rebasa los 50 millones de pesos, de los cuales dicen los que saben el exdiputado y hoy pretendido vocero de un grupo de hueyapenses, se llevó una buena tajada que se escribe en siete u ocho cifras. Y debe recordarse que le dejó “chillando la víbora” al interino presidente que fue el síndico de su gobierno, pues el incumplimiento de una serie de promesas, simplemente le causaron un infierno los últimos meses de ese trienio.
Luego vinieron otra “movidas y enjuagues” millonarios con el goberladrón Graco, las pensiones “doradas” que otorgó y acreditó como diputado del PRD y que la actual 54 legislación pretenden derogar, pero sin lograrlo en su totalidad, pero de eso y más gracias del diputado Javier Montes Rosales y de su hermano David, será material de otra edición.