Cuautla, Mor.- Al iniciar la octava gira oficial en el estado de Morelos, esta mañana, el Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo va a contar siempre con el respaldo y apoyo del Gobierno federal para sacar adelante a Morelos, debido a que recibió un estado en banca rota.
Claro, pero al presidente de la república se le olvidó mencionar que fue uno de sus correligionarios Graco Ramírez Garrido Abreu quien le dió la puntilla, endeudando hasta por diez mil millones de pesos a la entidad morelense.
Agregó el presidente que al haber recibido una entidad saqueada, la administración estatal ha encontrado muchas resistencias para avanzar, principalmente de quienes pretenden regresar al poder para gozar de fuero, y para ello atacan constantemente al Gobernador.
“Por eso hay que seguir adelante y el gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, va a contar siempre con nuestro apoyo, con el respaldo del Gobierno Federal”.
Y eso del apoyo federal y del presidente a un gobernador “chiquiado” está muy bien pero, es por eso que Cuauhtémoc Blanco llegó a la gubernatura, pues además de su fama popular, dió las promesas de que pagarían todos los anteriores fascinerosos todas sus fechorías, sin embargo ha quedado a deber con su “no les voy a fallar” pues de toda la caterva de ladrones encabezados por el anterior compinche del presidente AMLO, el metido a sucio y ladrón pequeño burgués de Graco Ramírez y que ahora es asesor del gobernador de Baja California y de MORENA Jaime Bonilla y, ni quien lo moleste y el ni se imputa.
En su intervención, el jefe del Ejecutivo local, mencionó que igual como lo hace el Gobierno federal, “en Morelos seguimos luchando contra vestigios de corrupción que nos heredaron y que son recuerdo de un pasado abusivo” que aún se encuentra arraigado en algunos sectores.
“Aprovecho para reiterarle que en Morelos la justicia no es negociable ni será moneda de cambio para intereses políticos (…); con el apoyo de su Gobierno, ante usted me comprometo a que no nos temblará la mano ni descansaremos hasta llevar ante la justicia a quienes hasta hoy se han burlado de la Ley”.“Siguiendo su instrucción y ejemplo, en Morelos no hay lugar ni para la corrupción ni para la impunidad”, reafirmó Cuauhtémoc Blanco.