Cuautla, Mor.- Al tiempo que se daba el quinto cambio de un secretario de su gabinete con la renuncia del secretario de hacienda del estado Alejandro Villareal Gasca, el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo, se fue con la nueva secretaria de Hacienda Mónica Boggio Tomazas Merino, ante Jorge Mendoza Sánchez, director general del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), a gestionar el refinanciamiento de la deuda directa a largo plazo del estado, la cual fue adquirida por la anterior administración, de más de 10 mil millones de pesos, en el momento en que el alcalde de Cuernavaca Antonio Villalobos Adán le espetó en plena cara: “Yo si soy de Morelos y no me voy a dejar, agárrense otro tonto, yo vivo aquí y aquí me quedaré por el resto de mi vida, mientras que ellos los “fuereños” se irán de donde vinieron, pues ni siquiera tienen casa aquí”, y mucho menos raíces, dijeran otros.
“La crisis financiera que atraviesa Cuernavaca es consecuencia de las malas administraciones pasadas en el ayuntamiento, incluida la del actual gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo, que dejaron a la comuna sin solvencia económica. Y precisó que, la deuda heredada supera los mil 500 millones de pesos, más los pasivos del SAPAC. Ya amparado dijo: “Ahora intentan hacer creer que yo soy el culpable. No señores, no soy el culpable. Búsquense otro tarugo menos respondón, con un carácter menos firme, porque yo, no seré tapadera de nadie”, afirmó categórico el alcalde de Cuernavaca Antonio Villalobos Adán.
“¡Bienvenida la auditoría al gobierno de Cuernavaca! No me voy a ir ni me voy a ocultar, en esta tierra seguiré y caminaré por sus calles; en cambio los fuereños que hoy ocupan el Gobierno del Estado y el súper delegado-turista-distinguido Hugo Eric, se irán a sus lugares de origen donde los esperan sus familias, porque ni siquiera tienen casa aquí”, apuntó.
Reveló que teme por su vida y la de sus hijos y su familia en general, “porque las mentiras sobre mi patrimonio y mi persona ponen en riesgo a mi familia, inventando una riqueza que no tengo… recuerden una cosa, nosotros somos de aquí, nos vamos a quedar, en verdad nos vamos a quedar”.
Por otro lado, con la salida de Alejandro Villarreal sería el quinto secretario del gabinete del gobernador Blanco Bravo quien sale como pasó con: Guillermo López Ruvalcaba, en Desarrollo Agropecuario; Gilberto Alcalá Pineda, Desarrollo Social; Fidel Giménez, en Obras Públicas, y en la Contraloría César Santana Nava. Y se supo que el secretario de Hacienda dejará el cargo a finales de julio, para que proteste en el mismo Mónica Boggio Tomazas Merino que es egresada de la Facultad de Contaduría de la Universidad Veracruzana, y que cuenta con experiencia en el área financiera.
Blanco Bravo y Mendoza Sánchez evaluaron las condiciones de la deuda heredada en términos desfavorables para las finanzas públicas estatales y establecieron las bases de colaboración para lograr refinanciarla en condiciones que permitan liberar recursos, sin incrementar el saldo y sin generar endeudamiento adicional.
Los recursos que se lograrán liberar por los ahorros obtenidos serán destinados en políticas que permitan abatir los índices de marginalidad y pobreza, en proyectos de infraestructura básica y en acciones que generen productividad para el campo morelense, luego de que sea aprobada por el Legislativo estatal.
En la reunión se acordó también que en lo futuro se podrá invitar a los grupos parlamentarios del Congreso del Estado para que puedan revisar las ventajas económicas y financieras de esta acción que ofrece el Gobierno Federal, y que redituará en beneficio de los Morelenses, que es resultado de los acuerdos generados con el presidente Andrés Manuel López Obrador.