Cuernavaca, Mor.- La diputada Tania Valentina Rodríguez Ruíz, habló sobre la detención de 65 cuentas públicas en el escritorio de la diputada Rosalina Mazarí Espín, presidenta de la Comisión de Hacienda, Presupuesto y Cuenta Pública del Congreso de Morelos el 54 Legislatura, expresa que su homóloga incurrió en responsabilidad al haber echo esa detención con lo que se impidió en este año legislativo que la ESAF pudiera presentar denuncias penales, recuperar recursos públicos desviados o fincar sanciones por desviaciones administrativas.

Tania Valentina explica que el proceso de auditoría a cualquier ente que ejerce recursos públicos arranca con la notificación del inicio de auditoria, y concluye con el informe de resultados emitido por la ESAF; “en este documento se describen todas las desviaciones, irregularidades y faltas en el ejercicio del gasto público que la misma ESAF considera firmes o inobjetables.

El informe de resultados es notificado por escrito a la Comisión de Hacienda del Congreso, quien debe emitir una declaratoria que confirma el informe de resultados, solo hasta que se emite esta declaratoria por el Pleno, la ESAF comienza el procedimiento de fincamiento de responsabilidades” enfatizó la diputada.

Agregó que es el caso, que durante todo el primer año y hasta la última sesión, de más de 65 informes de resultados que recibió la Comisión de Hacienda a cargo de la Diputada Rosalina Espín, solo se presentaron al pleno 5 declaratorias del mismo número de municipios, dos de las cuales, sospechosa o casualmente, correspondieron a las cuentas públicas del municipio de Jojutla cuando el Señor Alfonso de Jesús Martínez Sotelo fue presidente municipal, y en las cuales, por supuesto, se declara que no existe ninguna observación y mucho menos ninguna desviación de recursos.

“No voy a prejuzgar los resultados de esas declaratorias, que cada quien saque sus conclusiones.

Pero lo que hoy denunció con las pruebas en la mano, es que la Diputada Mazarí está metida en un gran lío que puede derivarle en responsabilidades, ya que fue omisa y dejo de trabajar más de 65 declaratorias que le fueron solicitadas por oficio por la ESAF, las cuales ocultó a los integrantes de la Comisión, incurriendo en negligencia y falta de probidad al permitir con ello que se detuviera a la ESAF en el fincamiento de responsabilidades.

Edición 885 4a Semana de Julio 2019