El llamado del presidente de la república a “fulminar” la corrupción en todos los sectores, y más en la política, que le ha dado al traste con todo al sistema en México, más que todo es una imperiosa necesidad, con la clasificación de urgente.
Tomemos por ejemplo los sistemas del agua potable municipalizados y aún los independientes, son en casi la gran mayoría de los casos una suerte de “caja chica” de los presidentes municipales y como en Cuautla, un refugio de rufianes de partidos de oposición y una cueva de “aviadores” sin fin, que pareció haber limpiado “algo” el anterior director.

Es bien sabido que en Cuernavaca, en esta heroica ciudad y en Jojutla, los SOAPSC son incluso mandados a la quiebra literalmente, pues los robos de dinero, de material, deudas y de tomas clandestinas están a la orden del día.
Se viralizó en la red, un video que aseguró que el recién nominado director del Sistema de Agua Potable en Cuautla era un no muy respetable funcionario que habría hecho de las suyas en Jiutepec y que el actual presidente de Cuautla el alcalde Jesús Corona Damián de quien se aseguró en ese documento, le encanta el efecto de las bebidas espirituosas, léase alcohólicas; lo habría puesto allí para llevar adelante el robo, el saqueo y llenarse las alforjas. Cierto o no, el presidente no ha desmentido nada al respecto y pues el que calla otorga.

Finalmente hemos de decir que a todos los niveles el cáncer de la corrupción y la enfermedad fatal de la impunidad, deben de ser no sólo atacadas frontalmente sino, erradicadas, el futuro no tiene perspectivas si seguimos como hasta hoy.

Edición 870 1a semana de abril 2019.