Editorial, edición 801 Expreso. Cuarta Semana de Agosto 2017.

 

México vive desde hace muchas décadas dentro de un sistema político que nada tiene que ver con la monarquía, entonces porqué algunos políticos insisten en “dejarle” el puesto a su hijo o a su esposa o a uno de sus familiares, con una ansia o hambre de poder que parece no tener fin y sin importar las consecuencias.
Desde aquel primer sexenio panista donde gobernó México un “locochón” presidente que se llamó Vicente Fox Quesada, que a presiones se pretendió que le llegara al poder su esposa “en caliente”, Martha Sahagún de Fox, lo que en ese tiempo pareció una locura. Ahora tenemos intentonas por ejemplo con Margarita Zavala, quien pese a que tuvo su propio capital político, no se puede despegar los errores y “borracheras” de su marido el expresidente Felipe de Jesús Calderón Hinojosa y ahora con ese escándalo del delincuente López Hernández, que mencionó “limpiar dinero” con el cantante Julión Alvarez y el capitán de la selección mexicana de futbol, Rafael Márquez Martínez y su fundación de la lucha contra el cáncer entre los niños, pues a Margarita Zavala ya no le quedó mucho.

Pero en Morelos tenemos nuestros propios casos tipo “monárquicos”, una esposa de un alcalde de un municipio sureño que sucedió a su marido. Agustín Alonso Mendoza ya dos veces presidente municipal y que se dice que actualmente está muy enfermo de cáncer, según versiones médicas, quien es seguido en el poder del municipio de Yautepec por su hijo el abogado Agustín Alonso Gutiérrez, de quien dicen las malas lenguas y las otras también que ambos alcaldes toleran, no se sabe aún con qué interés o ganancia, a la delincuencia organizada que lo mismo extorsiona que secuestra, reparte estupefacientes, asalta y roba con y sin violencia, roba autos y casas habitación y comercios y hasta cobra piso como en todo el estado, pues cuando hubo reclamos sociales por ello, por tanta inseguridad y secuestro de gente del propio Yautepec, se le recalcó tanto a papá como al hijo Agustín, que ellos sabían perfectamente de dónde venían los delincuentes y que buscaran entre la propia familia.

Ahora resulta también que el hijastro de el actual gobernador pretende seguir a Graco Ramírez Garrido Abreu en la Silla y para ello ya hace todo tipo de publicidad y sin que nadie le marque el alto. Es hora de que se pare todo este tipo de arbitrariedades y cosas sucias.

Facebook Comments