Montañas de tinta, papel y horas y más horas de tiempo en redes sociales y medios electrónicos destinaron a la elección de presidente en los Estados Unidos de Norteamérica, donde al parecer Joshep Biden, derrota al presidente Donald Trump.
En realidad eso no tiene nada de extraño, sin embargo lo que llamó la atención de todo el mundo, fue que cuando salió el presidente Donald Trump a dar un mensaje y denunciar públicamente que habría situaciones sospechosas de fraude, varias de las más poderosas cadenas de medios electrónicos, de radio y televisión, cortaron la transmisión argumentando que el mensaje del presidente, contenía mentiras.
Esto es una muestra clara y poco sensata de los grupos de poder, que se dan lo mismo en EUA, que en México o en cualquier parte de América Latina, esos grupos fueron bien evidentes con ese comportamiento, es decir lo del triunfo de Joe Biden, puede ser cierto, sin embargo esos medios de comunicación que son propiedad de los que no sólo se sienten “dueños del mundo” sino que se lo creen de verdad que son “todopoderosos” casi nivel Dios.
Luego, trasladando eso a nuestro país, los recalcitrantes conservadores se imaginaron que lo mismo le podrían hacer los medios de comunicación al presidente Andrés Manuel López Obrador y su conferencia “mañanera” en México, al grado de que los voceros como Carlos Loret de Mola dijo, que si le aplicaran los medios a AMLO la estrategia dada a
Trump, duraría solo instantes y claro se soltó la polémica.
En fin que con esto, queda demostrado que los dueños del poder y sus voceros actúan como vasos comunicantes en todo el continente americano y solo en su beneficio, sin importar para nada el grueso de los pueblos quienes son los que aportan todo para que ellos ocupen ese privilegiado lugar.