Cuautla, Mor.- Como corolario a los primeros dos años de gobierno del exfutbolista Cuauhtémoc Blanco Bravo como gobernador y, a su constelación de “estrellados” miembros de su gabinete, a quienes se acusa de ineptitud e ineficacia, ahora se exige la destitución en grupo, de todo los que integran el gabinete de seguridad, pues aparte de que no conocen el estado, tampoco a la gente que vive en él, y a quien protestaron servir fielmente, pero fracasaron rotundamente. Este grito al unísono de grupos políticos, intelectuales y gente de todos los sectores, se dio aparte de los cientos de víctimas mortales, por el “asesinato vil”, al norte de la ciudad capital Cuernavaca, del exdiputado local y federal, dos veces regidor, comunicador y analista político el licenciado Juan Jaramillo Frikas. Fue notorio que ninguno de los miembros del gabinete o funcionarios del gobierno actual y menos de los involucrados en la seguridad pública conocieron más al destacado político priista morelense y miembro de una de las familias de comerciantes y comunicadores más conocidas de esta entidad. Cuauhtémoc Blanco Bravo, sólo por no dejar, llamó a los miembros de la Mesa de Coordinación Estatal para la Construcción de la paz, a realizar una investigación exhaustiva de los hechos de violencia registrados recientemente al norte de Cuernavaca, e indicó que ahora más que nunca se deben llevar a cabo acciones dentro de la estrategia de seguridad para seguir impulsando el desarrollo de la entidad en el ámbito social y económico, para que los morelenses puedan contar con mejores condiciones de vida.  En la reunión donde estuvieron Pablo Ojeda, secretario de Gobierno; Almirante Ret. José Antonio Ortiz Guarneros, titular de la Comisión Estatal de Seguridad Pública (CES); y Uriel Carmona Gándara, titular de la Fiscalía General del Estado (FGE). Asimismo, Adonai Carreón Estrada, delegado estatal de la Fiscalía General de la República (FGR); Adriana Pineda Fernández, titular de la Fiscalía de Investigación de Delitos de Alto Impacto (FIDAI); y Jorge Israel Ponce de León Borquez, coordinador general de Reinserción Social, se dieron más detalles del cruel asesinato del político morelense pero no dijeron que hubiera ya algún sospechoso o detenido de ese vil asesinato. Los que conocieron al político Jaramillo Frikas demandaron el pronto esclarecimiento y señalaron emprender acciones de protesta, programaron ya una marcha, en contra de quienes están a cargo de la seguridad, pero que a la fecha ha resultado fallida y ya se empieza a hablar de un “sexenio perdido”, sobre todo en seguridad Pública.