Apenas fue celebrado el “Día de la Mujer” en el mundo, en México y en el Estado de Morelos y claro la mayoría de las mujeres felices, como que les gusta ser parte importante de la fiesta, otras las menos naturalmente, siguieron pasando amargos ratos y tratos, discriminaciones y hasta atropellos, tanto en la vida conyugal como en el trabajo o en la calle donde abundan esos malnacidos groseros, que siguen creyendo que las mujeres son objetos sexuales y nada más.

Esta fecha se juntó con otra que es también importantísima, las enfermeras y los enfermeros, esos seres humanos que aunque hay quienes se tiran tratos inhumanos, la mayoría es de una calidad humana grandiosa, tremenda y se le debe agradecer infinitamente. Estas personas pues mujeres y enfermer@s, les mandamos todas las felicitaciones posibles por su enorme trabajo, sin embargo en torno a las mujeres como dadoras de vida, engendradoras de seres humanos, base pues de la especie humana, que desde toda la historia han sido motivo de inspiración, pero también motivo de violencia y de ninguneo por parte de los hombres inconscientes, pues a pesar de que esos hombres provienen de una mujer, se les olvida y a veces atacan a las féminas como si fueran rivales hombres y eso es brutal, salvaje y bestial, por decir lo menos. Es pues momento como lo hiciera Jesucristo hace dos mil años, de devolverle a la mujer su lugar, su dignidad y decoro dentro de la sociedad. ¿Se podrá?.

Facebook Comments