Atlatlahucan, Mor.- “El objetivo es salvar vidas y creo que he cumplido con ustedes”, señaló Calixto Urbano Lagunas, alcalde de Atlatlahucan, al llegar a un histórico logro para los morelenses que se dio al firmar el convenio de ocupación, de los 9,597 m2 donde estará la tan ansiada rampa de frenado en el kilómetro 56 al 57, en el municipio de Atlatlahucan. “Estoy muy contento de trabajar con el gobierno federal y estatal, y esto (rampa) se tiene que concluir antes del 31 de diciembre”, señaló el edil de Atlatlahucan Calixto Urbano Lagunas, quien participó con el 48% en la expropiación para los 7 propietarios de las parcelas afectadas por la rampa de frenado en la fatídica pero conocida carretera 115.
Pero no sólo eso, Urbano Lagunas gestionó ante la Comisión Estatal del Agua (Ceagua) el pozo número 2, que estará ubicado en el campo Santa Cruz, y que tendrá una inversión estatal de 5.6 millones de pesos. Este pozo, dotará de 35 litros de agua por segundo a 80 hectáreas que producen hortaliza, jitomate y pepino. Y también, la Sedagro apoyará a los 7 propietarios de las parcelas afectadas con un invernadero de mil m2 con malla sombra, con el pago del 90% del proyecto y sólo los propietarios aportarán el 10% del total. Para que la firma tome fuerza legal, acudió la Procuraduría Agraria y el notario número 2 de Yautepec, Jesús Toledo, quien dijo daba “fe de hechos de la suscripción de convenios y compromisos asumidos”.


El encargado de despacho de la sub secretaría de gobierno, Mauricio Termignoni Apodaca, reconoció que “si el presidente (Calixto) no alza la mano con su aportación para los predios afectados, difícilmente se hubieran logrado los acuerdos. Gobierno del estado genera la expropiación y la SCT se encargará de la construcción de la obra, que estaría este 2020 lista. Fue una suma de esfuerzos, el presidente municipal contribuyó con parte del pago y en las mesas de diálogo, siempre estuvo a total disposición”, señaló el sub secretario de gobierno.
El titular de la CEAGUA, Moisés Agosto, por su lado indicó “esto es histórico presidente, para tu municipio y para Morelos”, al suscribir el convenio del pozo de agua, junto con el comisariado ejidal de Atlatlahucan, Pedro Ramírez (quien se quedó en resguardo de los convenios signados), que se dijo estaría a 500 metros de distancia del existente, y se perforaría a 300 metros de profundidad, según el estudio geofísico. 52 usuarios de riego serían los beneficiarios, y así se evitaría el problema de escasez de agua, dotar una mayor superficie de riego y mejorar los ingresos de las familias, sería la finalidad de esta obra, se dijo.
Por último, en dos semanas acordaron, el estado culminará el pago a los propietarios y con ello empezará la licitación y asignación de la obra, que tendrá 400 metros lineales y quedará lista antes que finalice el año.