Cuautla, Mor.- Con sendos discursos de cada una de las fracciones de los diferentes partidos, en el Congreso de Morelos se instaló al LIV Legislatura y la opinión generalizada es de que existe mucha juventud, pero mucha inexperiencia, muchas mujeres (14) en actitud esperanzadora y con las ganas y las ansias de pretender hacer bien las cosas en beneficio de la gente de Morelos pero, los analistas serios piensan que eso no les alcanzará, al menos para el primer año, al cabo del cual terminarán siendo “devorados” por los viejos lobos de mar de la política.

Incluso dentro de las opiniones de los entrevistados aseguran que la mayoría de los que participó con su discurso ostentan un real desconocimiento de lo que llaman ideología y pensamiento de partido o séase que en palabras de a centavo quiere decir que “no tienen oficio ni definido para donde jalar”, salvo tres mujeres se salvan, Tanía Valentina Rodríguez Ruiz, Keila Celena Figueroa Evaristo y Rosalina Mazary Espín, sin embargo opinión generalizada es que a la primera se le pueden ver varios asuntos no tan claros, incluso de corrupción mientras que a la segunda no la deja bien parada la gestión de un esposo que se dice fue expresidente municipal muy opaco de Zacatepec y a Rosalina, diputada de toda la vida, le sobraron tablas.

Edición 847 Primera Semana de Septiembre 2018.

Facebook Comments