Ahora fue la Policía Federal y quienes se encuentran detrás de ella, los que quisieron poner en jaque al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, pues al entrar la aprobada y reglamentada Guardia Nacional y ser puesta en acción con unos 70 mil elementos a partir del primero de julio, justo cuando el presidente de México, informó sus logros de seis meses de gobierno, en un evento donde reunió a un atiborrado zócalo de la ciudad de México.

Que si fueron o no acarreados, bueno pues todos tuvieron sus mismas oportunidades, y el evento de la marcha en contra de AMLO un día antes, aparte de que no hubo mayor cantidad de gente, al final se gritonearon y pelearon desorganizados incluso, se dice que corrieron a un organizador como fue Vicente Fox Quezada de la manifestación en Guanajuato.

Hoy pues los Federales policiacos, no aceptan y no querrán ser tan fácilmente GN, pues saben que se tratará de una mayor disciplina, más andar a pie y no en sus potentes patrullas y camionetas o “trokas”, pero además dejarán sus cuotos de poder, cofradías y hasta bastiones de corrupción que ya habían formado y de los cuales se sentian “dueños”, pues ya se habían amafiado y respondían a intereses diferentes a los del pueblo, por lo que cuando pidieron ayuda, apoyo y solidaridad a un pueblo, que vivió y recordó las represiones, que estos elementos federales les hicieron a maestros, campesinos y población en general, simplemente les voltearon la espalda y aplaudieron que desaparezcan.

Es notorio que muchos aún se oponen a la 4T que va y va.

Edición 883 2da de Julio 2019