Cuautla, Mor.- Frustración y desencanto, desilusión y decepción, es lo que manifiestó en su mayoría el pueblo de Morelos a casi dos años de gobierno de Cuauhtémoc Blanco Bravo con respecto a su trabajo, el de su gabinete y a los logros de sus principales promesas de justicia en contra del anterior gobernador, sus cómplices y sus familiares.
Expreso salió a la calle con la pregunta ¿a dos años de gobierno qué opinión le merece el trabajo de su gobernador y… si cinco es reprobado y 10 es excelente, qué calificación le otorgaría?.
Y al menos que en lo que resta del sondeo las cosas varíen, las respuestas fueron de malo a pésimo, la gente se dijo decepcionada, desilusionada y con una sospecha enorme de que incluso “el actual gobernador estaba tratando de ser tapadera del anterior”.
“O el Cuauh y su equipo son muy mensos, y el anterior gobernador fue demasiado listo o…el gobernador actual es cómplice del anterior, porque no hay otra explicación de que ni siquiera se haya dado una luz, una pista, en las indagatorias que dizque 60 denuncias de hechos que presentaron desde hace más de un año”. “Ni un solo secretario o secretaria del gabinete de Graco Ramírez está detenido, además no sólo que los detengan y metan presos, sino que devuelvan lo robado”.
“Ahora el gobernador se queja de que algunos de los participantes del gran saqueo a los recursos del estado, tanto del gabinete como de sus familiares de Graco, salen a querer participar de nuevo en las elecciones del 2021, como es el caso del hijastro Rodrigo Gayosso, Matías Quiroz y otros del PRD, cuando este gobernador actual no ha podido ni siquiera promover como en Veracruz, el cambio del fiscal general, ni del fiscal anticorrupción y si se mantiene a Adriana Pineda en la fiscalía antisecuestros, cuando Morelos según testimonió el propio presidente de la república Andrés Manuel López Obrador, en su última visita al estado, dijo que Morelos era el primer lugar en secuestros”.
“La frustración llega al colmo cuando fue el propio gobernador que está pidiendo una auditoría a la fiscalía anticorrupción de Juan Salazar Núñez, a casi dos años de gobierno, es decir que se pasó de confiado, de tonto o de cómplice los últimos 22 meses de su sexenio y eso es inconcebible”.
Estos fueron los comentarios a raíz de que el gobernador Blanco Bravo, señaló que de las 60 denuncias que existen en contra de Graco Ramírez y algunos ex secretarios ninguna ha avanzado en la Fiscalía Anticorrupción, a cargo de Juan Salazar Núñez, quien fue puesto por Graco, quien aún lo controla, razón por la cual, se solicitará la ayuda del gobierno federal para que revisen esta situación.