Con el “tsunami” de MORENA el pasado primero de julio de este año 2018, Andrés Manuel López Obrador no sólo acabó con los otrora poderosos: Partido Acción Nacional PAN, Partido Revolucionario Institucional PRI, sino que ahora y según lo dijo uno de los integrantes del grupo perredista de los “chuchos”, Jesús Zambrano Grijalva, para mediados del 2019 desaparecerá el Partido de la Revolución Democrática.

El haber ganado este “carro completo” en las pasadas elecciones, a AMLO no se lo perdonarán principalmente los mayores grupos de poder económico en México y en el mundo, principalmente los instalados de por siempre en Nueva York. Pues estos poderosísimos grupos siempre utilizaron a los mencionados “super” partidos como vulgares damicelas para aterrizar sus políticas públicas, como tal fue el caso de esa vulgar, antinatural y frívola ley de “matrimonios igualitarios” que con tanta fuerzas promulgó, defendió y defiende lo que queda aún del PRD con Graco y hoy una diputada en Morelos y en México el resto.

El haber echado abajo esa gigantesca estructura partidaria nacional, que sólo respondió a los intereses de los grandes magnates y poderosos grupos financieros y económicos del mundo y de México, AMLO lo tendrá que pagar con un increíble y nunca antes visto bombardeo de ridículos y ridiculizantes mensajes en todos los medios posibles por cualquier acto que se pueda, tal fue el caso de la boda del cercano colaborador de más de 20 años de Andrés Manuel, César Yáñez quien osó casarse en una fiesta de 150 invitados como si eso fuera un pecado, y sus detractores pretextaron que “no va acorde con su discurso de austeridad” o que si el Peje viaja en línea aérea comercial.

Pues esa andanada de improperios y prosaicos calificativos en medios y redes son solo el principio de lo que viene, porque los intereses creados muy mezquinos y apátridas que nunca vieron por el pueblo, se dejarán venir con todo con tal de “ablandarlo”.

Edición 852 Tercera Semana de Octubre 2018.